La diabetes es una enfermedad muy común entre personas de edad avanzada. Conocerla a fondo nos ayudará a prevenirla y tratarla.

H1 Diabetes en la tercera edad

La diabetes se define como una patología crónica frecuente en la tercera edad. En el mundo occidental es la principal causa de ceguera y provoca complicaciones cardiovasculares y renales. Esta enfermedad puede empezar de forma silente y discreta en nuestros mayores y además se pueden confundir con síntomas atribuibles a la avanzada edad, por lo que, se pueden originar retrasos diagnósticos.
Actualmente, la diabetes no tiene cura como tal, aunque sí formas de controlarla. Además, la diabetes tipo 2 se puede prevenir.

1. ¿Qué es la diabetes?

La diabetes se define como una enfermedad crónica que se da cuando el páncreas no crea suficiente insulina o el organismo no la utiliza de forma eficaz. La insulina es la hormona encargada de regular la glucosa en sangre.
Con el tiempo la hiperglucemia o diabetes no controlada, puede ocasionar daños irreversibles en gran parte de nuestro organismo.

2. Tipos de diabetes

Existen 4 tipos de patologías relacionadas con la alteración de la glucosa:

● Diabetes de tipo 1. Se da sobre todo en niños, la causa es desconocida y desafortunadamente actualmente, no se puede prevenir. Se caracteriza por una deficiencia en la producción de la insulina y en su tratamiento precisan de una bomba o inyecciones de insulina.

● Diabetes de tipo 2. Se debe a que el organismos no utiliza eficazmente la insulina que produce, debido mayoritariamente a una resistencia a la insulina. Es frecuente en pacientes con síndrome metabólico, una mala forma física, inactivos y por lo general con sobrepeso. Es la más común en la tercera edad.

● Deterioro de la tolerancia a la glucosa y alteración de la glucemia basal. El deterioro de la tolerancia a la glucosa (comúnmente denominado «intolerancia a la glucosa» y la alteración de la glucemia basal (es decir, en ayunas) son estados de transición entre la normalidad y la diabetes. Ambos pueden evolucionar hasta la diabetes de tipo 2, si bien ello puede evitarse.

● Estados de Hiperglucemia. Esta entidad aparece cuando el nivel de glucosa en sangre es más elevado de lo normal. Está relacionada con la falta de insulina o una resistencia a la insulina.

● Estados de Hipoglucemia. Se da cuando existe una concentración de glucosa en la sangre insuficiente por un nivel elevado de insulina.

3. ¿Cómo prevenir la diabetes en personas mayores?

La mayoría de casos de diabetes son evitables y están ligados a la obesidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan algunos hábitos para prevenir la aparición de la diabetes:
1. Controlar el peso. El sobrepeso es una de las principales causas de diabetes.

2. Realizas actividad física. Existen ejercicios adaptados a las capacidades de los mayores. Esto, a su vez, evitrá el sobrepeso.

3. Evitar las grasas saturadas, los azúcares añadidos, el alcohol y el tabaco.

4. Realizar controles médicos, con asiduidad. Así se previene la aparición de diabetes desde que aparece.

4. Complicaciones de la diabetes en personas mayores

La diabetes de tipo 2 la que afecta sobre todo a la tercera edad. Algunas de sus consecuencias más frecuentes son:
● Mayor riesgo de que aparezcan daños en el cerebro e infartos. Los pacientes con diabetes tienen un riesgo dos o tres veces mayor de presentar un infarto o un accidente cerebrovascular
● La nefropatía diabética, que es una de las principales causas de Insuficiencia renal crónica.
● Ceguera a causa de la retinopatía diabética.
● La neuropatía diabética que junto a la microangiopatía diabética (disminución del flujo sanguíneo) puede provocar erosiones, úlceras, gangrenas e infecciones en las extremidades inferiores.

5. Tratamiento para la diabetes en la tercera edad

Siguiendo ciertos hábitos se puede controlar la diabetes, evitando las posibles complicaciones. Desde miResi, nos recomiendan seguir los siguientes consejos para tratar la diabetes de la mejor forma posible:
● Llevar unas rutinas alimenticias saludables y completas.

● Limitar el consumo de azúcares simples al máximo. Estos azúcares los absorbe el intestino de forma muy rápida, provocando picos de glucemia.

● Realizar controles de los índices glucémicos. Así se puede prevenir o retrasar las complicaciones cardiovasculares y renales.

● Mantener un peso corporal saludable.

● Eliminar el tabaco de nuestra vida.

● Limitar el consumo de alcohol. Además de ser fatal para nuestra salud, muchas bebidas alcohólicas contienen una gran cantidad de azúcar.

● El ejercicio físico nos aporta beneficios como el control del peso, reduce el riesgo de aparición de enfermedades cardiovasculares, mejora de la capacidad pulmonar, elasticidad y fuerza. Además, mejora la sensibilidad a la insulina y favorece la disminución de la glucemia.

● Controlar de vez en cuando el estado de las retinas mediante exámenes oftalmológicos.

La diabetes en la tercera edad, se trata inicialmente con fármacos antidiabéticos orales, pero algunos pacientes que no consiguen mantener las cifras de glucemia en rango normal van a precisar utilizar insulina.
Debemos contactar con un médico experto y con un equipo multidisciplinar que ayuden a manejar la correcta nutrición, el uso de los fármacos y ajuste de las pautas de insulina y bajo ningún concepto automedicar a nuestro ser querido.

Si nuestro familiar se encuentra en situación de dependencia, debemos llevar un seguimiento exhaustivo de su alimentación, fármacos y ejercicios. En la tercera edad, la diabetes puede tener consecuencias graves. Por ello, su seguimiento y tratamiento son tan necesarios.

En colaboración con miResi: Encuentra la residencia de mayores ideal al precio que esperabas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.