¿Cuáles son las enfermedades que más habitualmente se asocian a síntomas de dispepsia?

La infección por Helicobacter pylori sería de las primeras patologías a descartar y la presencia de gastritis, también la sospecha de ulceras gástrica o duodenal.

Y también se asocia a la toma de fármacos como los AINES, digoxina, anticoagulantes…. 

También es muy frecuente en pacientes con diabetes mellitus porque a veces asocia gastroparesia y dismotilidad gástrica.

Descartar enfermedad celiaca, sensibilidad al gluten no celiaca

Y más raramente a pancreatitis crónica, tumores digestivos, trastornos metabólicos….

 

¿ Qué es el helicobacter pylori ?

Helicobacter pylori es una bacteria gramnegativa con forma de bacilo helicoidal que habita en el epitelio gástrico humano y que es capaz de penetrar en el epitelio gástrico produciendo diversas patologías. La Infección suele contraerse en la infancia con una trasmisión fecal oral. Su prevalencia en muy alta en España con un 50-60% población infectada. Entre el 30-40% de la población infectada desarrollaran gastritis. 

Entre un 10% y un 20% de los individuos infectados por H. pylori desarrollaran una úlcera péptica en algún momento de su vida. Además, alrededor de un 1% presentará complicaciones de la úlcera como hemorragia o perforación. 

La infección por H. pylori es también el principal factor de riesgo para el adenocarcinoma y el linfoma Malt gástricos. 

 

 

¿COMO PUEDE EL HELICOBACTER PROVOCAR SÍNTOMAS DE DISPEPSIA, O PROVOCAR UNA GASTRITIS O ÚLCERAS?

El Helicobacter pylori (Hp) es una bacteria muy frecuente en nuestro medio que se ha adaptado a vivir en el ambiente ácido de la cavidad gástrica, localizándose en la capa más superficial de la mucosa gástrica.  El Hp puede provocar que el estomago sea más vulnerable al daño ácido péptico ya que puede liberar enzimas y toxinas provocando una reacción inflamatoria y producir lesiones como gastritis y ulceras gastroduodenales.

Los factores medio ambientales que pueden favorecer la aparición de ulceras en pacientes con infección por Hp son el hábito tabáquico, ingesta de alcohol, bajo nivel socio económico, malos hábitos nutricionales y de higiene y patologías previas. Las ulceras se producen en mayor frecuencia en la edad adulta y en pacientes con antecedentes previos de ulceras pépticas.

 

¿CÓMO PUEDE DETECTARSE EL HELICOBACTER PYLORI?

Existen distintas formas de estudiar la infección por Hp. 

Se pueden utilizar pruebas invasivas como una gastroscopia con toma de biopsias que identificaría la bacteria al estudiarla en microscopio o con una prueba rápida de ureasa. Habitualmente se utilizan pruebas no invasivas como el Test de aliento o detección de antígenos de Hp en heces. 

Actualmente la prueba más adecuada por su comodidad, alta capacidad diagnostica y bajo riesgo es el Test de aliento con urea marcada con 13C. 

¿QUE TRATAMIENTO TIENE LA DISPÉPSIA FUNCIONAL?

En cuanto a las tres estrategias terapéuticas aceptadas se realizarían las siguiente actuaciones en función de la sintomatología, y aparición o no de datos de alarma: 

  1. la estrategia “test and treat”, que incluye el diagnóstico no invasivo de la infección por H. pylori y tratamiento erradicador en los individuos infectados o 
  2. tratamiento sintomático en los no infectados: el tratamiento empírico con un antisecretor o un fármaco procinético que se podrán tomar juntos o de forma individual según los síntomas del paciente

¿ Cuales son los síntomas que más deben preocupar a pacientes y médicos para realizar estudios? 

Síntomas y signos de alarma en un paciente con dispepsia no investigada 

¿Y qué pruebas diagnosticas se deberían realizar para estudiar un paciente que acude por dispepsia? 

A día de hoy el tratamiento de la DF es sintomático, disponiendo de diversos recursos que debemos combinar e individualizar para cada paciente (“hacerle el traje a su medida”) y aplicando el

principio de que la medicina es un arte. No existen las enfermedades sino los enfermos

La gastroscopia es la técnica de elección para la evaluación de la dispepsia no investigada 

En condiciones óptimas, la endoscopia inicial asociada a tratamiento en función de los hallazgos endoscópicos, es altamente efectiva en el manejo de los pacientes con dispepsia no investigada. 

En los pacientes con dispepsia no investigada menores de 55 años y sin síntomas ni signos de alarma se recomienda la estrategia “test and treat” como primera opción, por delante del tratamiento antisecretor empírico o la endoscopia.

 

 ¿En qué consiste una gastroscopia? 

La gastroscopia es una técnica endoscópica que permite la visión directa del esófago, estomago y duodeno mediante la utilización de un tubo flexible que lleva incorporado una cámara que proyecta la imagen a una pantalla de televisión.

Es un método diagnostico imprescindible para las patologías digestivas  ya que permite la toma de biopsias de lesiones gástricas y además permite realizar procedimientos terapéuticos como dilataciones, extirpación de pólipos, tratamiento de hemorragias digestivas… entre otras muchas posibilidades.

La técnica se realiza con sedación por lo que es muy bien tolerada por los pacientes y es muy segura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.